Uncategorized

El hombre sin dios solo piensa en lo material

Si bien es importante practicar la caridad y ayuda al necesitado, se debe hacer por una cuestión de justicia social, no de presunción. Entonces él llamó a sus discípulos y les dijo: El que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. Pero es también una enseñanza de cómo se deben aprovechar los recursos que se tienen para hacer algo productivo. Ya sea dinero que se invierte en un negocio o habilidades que se ponen al servicio de la comunidad, es importante sacar provecho de las oportunidades. Pasar al contenido principal. Dow Jones Industrial Average.

Crude Oil May Add to Flipboard Magazine. Management 23 Mar, Marco Antonio Gómez Lovera Editor. Los que se niegan a someterse al gobierno de Dios son completamente incapaces de gobernarse a sí mismos. Debido a sus enseñanzas perniciosas, se implanta el espíritu de insubordinación en el corazón de los niños y jóvenes, de suyo insubordinados, y se obtiene como resultado un estado social donde la anarquía reina soberana.

Se entregan a sus deseos desordenados y practican los pecados que acarrearon los juicios de Dios sobre los paganos. Los que le enseñan al pueblo a considerar superficialmente los mandamientos de Dios, siembran la desobediencia para recoger desobediencia. Tal como el apóstol Pablo explica en el libro de Hebreos:. Antes de poder estudiar acerca de la justificación, la santificación, el evangelio, y la naturaleza del hombre, es imperativo entender y aceptar la vigencia de la ley.

Pues la ley de Dios es la que indica nuestra posición legal ante Dios. Vara de justicia la vara de tu reino. Ese reino de Dios tiene una LEY que gobierna todo y que también es eterna , sin principio y sin fin. No he venido para abrogar , sino para cumplir. Cuando el hombre cayó a causa de su transgresión, la ley no fue cambiada, sino que se estableció un sistema de redención para hacerle volver a la obediencia. Se le dio la promesa de un Salvador, y se establecieron sacrificios con el propósito de dirigir sus pensamientos hacia el futuro, hacia la muerte de Cristo como supremo sacrificio.

Si nunca se hubiera violado la ley de Dios, no habría habido muerte ni se habría necesitado un Salvador, ni tampoco sacrificios. Cuando nuestros primeros padres pecaron, se estableció otra nueva ley—una ley ceremonial —que sería una ley temporal , una ley que tuvo un principio y que debía tener de igual manera un final.

La fiesta del pentecostés era una sombra que apuntaba al inicio del Ministerio Sacerdotal de Cristo en el Lugar Santo del Santuario Celestial. La ley ceremonial quedó clavada en la cruz Colosenses 2: Sin embargo, los que trafican con la gracia de Cristo, alegan que: Los no creyentes también usan versículos de Deuteronomio, como el capítulo 22 y de otras partes de la Biblia , para insinuar que si los cristianos quieren seguir las reglas de la Biblia, entonces deberían apedrear a todos los pecadores.

Estas dos clases de personas usan la ley nacional de Israel, para aplicarla a todo el mundo. Sin embargo esta ley era sólo para la nación de Israel, tuvo un principio y también tuvo su final. Estas dos leyes fueron decretadas por causa del pecado. No llegamos al conocimiento de pecado por la ley ceremonial, ni por la ley nacional de Israel, sino por los Diez Mandamientos.

Y yo sin la ley vivía en un tiempo: La superstición, la idolatría, la crueldad y el libertinaje corrompieron el sencillo y significativo servicio que Dios había establecido. A través de su larga relación con los idólatras, el pueblo de Israel había mezclado muchas costumbres paganas con su culto; por consiguiente, en el Sinaí el Señor le dio instrucciones definidas tocante al sistema de sacrificios.

Una vez terminada la construcción del santuario, Dios se comunicó con Moisés desde la nube de gloria que descendía sobre el propiciatorio, y le dio instrucciones completas acerca del sistema de sacrificios y ofrendas, y las formas del culto que debían emplearse en el santuario.

De esa manera se entregó a Moisés la ley ceremonial , que fue escrita por él en un libro. Pero la ley de los Diez Mandamientos pronunciada desde el Sinaí había sido escrita por Dios mismo en las tablas de piedra, y se guardó sagradamente en el arca. Muchos confunden estos dos sistemas y se valen de los textos que hablan de la ley ceremonial para tratar de probar que la ley moral fue abolida ; pero esto es pervertir las Escrituras.

La distinción entre los dos sistemas es clara. El sistema ceremonial se componía de símbolos que señalaban a Cristo, su sacrificio y su sacerdocio. Esta ley ritual , con sus sacrificios y ordenanzas, debían los hebreos seguirla hasta que el símbolo se cumpliera en la realidad de la muerte de Cristo , Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.

Algunos pensamientos respecto a las posesiones materiales

Entonces debían cesar todas las ofrendas de sacrificio. Tal es la ley que Cristo quitó de en medio y clavó en la cruz Colosenses 2: Y Cristo mismo dice: La ley de Dios es tan inmutable como su trono. Respecto a la ley pronunciada en el Sinaí, dice Nehemías: Y Pablo, el apóstol de los gentiles, declara: Todo lo contrario, el mismo hecho de que fuera necesario que Cristo muriera para expiar la transgresión de la ley, prueba que esta es inmutable.

En la Biblia podemos encontrar los siguientes requerimientos de la ley para que el hombre sea aceptado o justificado. El hombre debe cumplir estos cuatro requerimientos para poder ser aceptado ante Dios y ante la ley. Si el hombre no llega a cumplir siquiera uno de estos requerimientos entonces viene:. La muerte eterna Romanos 6: Pero la condenación de la ley implica una muerte eterna y definitiva: Estudiemos la posición legal del hombre antes de caer en el pecado, a la luz de los requerimientos de la ley. Si la vida eterna se concediera con alguna condición inferior a ésta, peligraría la felicidad en todo el universo.

Se le abriría la puerta al pecado con toda su secuela de dolor y miseria para siempre. Dios creó al hombre a su semejanza, libre de pecado. La misma levedad de la prohibición hizo al pecado sumamente grave. Los dones sobrenaturales o espirituales se caracterizan porque no son propios del hombre , no son inherentes. Estos dones fueron otorgados por el Espíritu Santo. Su semblante llevaba el tinte rosado de la salud y brillaba con la luz y el regocijo de la vida. La inmaculada pareja no llevaba vestiduras artificiales.

Mientras vivieron obedeciendo a Dios, esta vestimenta de luz continuó revistiéndolos. En la semejanza exterior: Estos dones son propios del hombre. Pero todos ellos le son dados por Dios, su Hacedor. Dios hace esto porque el hombre procede como si su sabiduría y poder los hubiera recibido independientemente de Dios. El Señor Dios de los ejércitos. Estos dones no son propios del hombre. Ya que el amor cumple la ley Romanos Cuando en Génesis 3: Al pecar ambos perdieron la santa inocencia.

Ellos vivían en perfecta conformidad con la voluntad de Dios. Toda la fuerza de sus afectos era dada a su Padre celestial. Una hermosa y suave luz, la luz de Dios, envolvía a la santa pareja. Este manto de luz era un símbolo de sus vestiduras espirituales de celestial inocencia. Si hubieran permanecido fieles a Dios, habría continuado envolviéndolos. Pero cuando entró el pecado, rompieron su relación con Dios, y la luz que los había circuido se apartó. Dios creó al hombre el sexto día de la creación Génesis 1: A cada uno le había dado su nombre y conocía su naturaleza y sus costumbres.

Tiene que ver con el trabajo de la rutina de la vida diaria, pues para realizar cualquier trabajo se necesita hacer ejercicio de la voluntad. La facultad de comer que Dios le dio al hombre se le había otorgado con el don del la temperancia. La orden de Génesis 2: Su naturaleza estaba en armonía con la voluntad de Dios. Su mente era capaz de comprender las cosas divinas. Sus afectos eran puros, sus apetitos y pasiones estaban bajo el dominio de la razón.

Era santo y se sentía feliz de llevar la imagen de Dios y de mantenerse en perfecta obediencia a la voluntad del Padre. Esta posición legal entraña dos tipos de demandas diferentes. La demanda de Romanos 2: No podemos hacer un solo paquete de estas demandas. Si la demanda es de obediencia, no podemos presentar sangre. Y si la demanda es de sangre, no se puede presentar obediencia.

Pero Cristo presenta dos cosas diferentes: La ofrenda es su vida de obediencia perfecta a la ley, la cual es presentada para justificación; mientras que el sacrificio es su sangre derramada en la cruz para el perdón de nuestros pecados. Esto lo aprendemos del ritual simbólico porque, primeramente el animal a sacrificar debía cumplir dos requisitos: Y el animal debía morir Levítico 4: De igual manera, si para el perdón de pecados bastara una vida de perfección, no haría falta la muerte de Cristo.

Y ahora debemos estudiar en qué consistió ese cambio, tal como lo planteamos desde un principio:.

4 puntos para dejar de pensar tanto

Podían obedecer y vivir, o desobedecer y perecer. Si ellos rechazaban firmemente sus primeras insinuaciones, estarían tan seguros como los mismos mensajeros celestiales. Pero si cedían al pecado, entonces perderían sus dones sobrenaturales y sus done naturales se depravarían: Excita todas las malas propensiones, despierta las pasiones impuras y las ambiciones. De ese modo degrada las facultades humanas, y las hace cautivas del pecado.

Era perfecto y estaba en armonía con Dios. Sus pensamientos eran puros, sus designios santos. Pero por la desobediencia, sus facultades se pervirtieron y el egoísmo reemplazó el amor. Su naturaleza quedó tan debilitada por la transgresión que ya no pudo, por su propia fuerza, resistir el poder del mal. El tentador quería desbaratar el propósito que Dios había tenido cuando creó al hombre.

Así llenaría la tierra de sufrimiento y desolación y luego señalaría todo ese mal como resultado de la obra de Dios al crear al hombre. Habiendo hecho conformar a su propia naturaleza al padre y madre de nuestra especie , pensó establecer aquí su imperio. Declaró que el hombre le había elegido como soberano suyo.

Mediante su dominio de los hombres, dominaba el mundo. De rodear la tierra, y de andar por ella. Todo esto te daré, si postrado me adorares. Pero no se percató de que había perdido también su vestidura interna, no comprendió su desnudez espiritual, sino que sólo se dio cuenta de su desnudez física. Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo ; y escondíme. La presencia divina se manifestó en el huerto. Pero después de su caída no pudo encontrar gozo en la santidad y procuró ocultarse de la presencia de Dios. Los dones naturales facultades mentales, voluntad, facultad del habla, facultades físicas, facultad de comer, facultad moral del hombre se depravaron.

De ser hijos de Dios, la raza humana pasó a ser hijos del Diablo Juan 8: Una evidencia de ello lo tenemos en Génesis 4: Pero esas poderosas facultades mentales, por causa de la depravación del hombre y especialmente al dar rienda suelto al apetito depravado, empezaron a degenerarse. Y permitió que la raza longeva comiera alimentos de origen animal para abreviar su existencia pecaminosa. Pronto después del diluvio la raza humana comenzó a decrecer en tamaño y en longevidad.

Así demostramos la misma falta de conocimiento de Dios. Dios colocó al hombre en el camino de la obediencia. Debido a esto, a todo el linaje humano no le agrada obedecer, no le agrada hacer la voluntad de Dios en forma voluntaria, porque hacer esto se opone a la inclinación natural humana que es la de hacer de continuo el mal Génesis 6: Pero como los hombres no conocen su propio corazón: Pero debes recordar que tu voluntad es la fuente de todas tus acciones. Otra evidencia de todo esto la tenemos cuando nuestros hijos nos dicen: Y hay muchos ejemplos de esto en la Biblia:. Todos estos ejemplos de glorificación al hombre en lugar de a Dios terminaron en terribles consecuencias debido a la magnitud de este terrible pecado que el hombre comete a diario sin la menor consideración y sin el menor respeto a Dios.

Ninguna potestad tendrías contra mí, si no te fuese dado de arriba: Cuando el hombre corteja a la mujer, o viceversa, usa su facultad del habla para adorar a los seres creados, para exaltar a los seres creados en lugar de adorar y exaltar al Creador. Les exige que obedezcan la ley natural, para preservar su salud física.

El sendero de la naturaleza es el camino que él señala, y es lo suficientemente ancho para cualquier cristiano. Dios nos ha provisto con mano pródiga de ricas y variadas bendiciones para nuestra subsistencia y nuestro gozo. Tened cuidado; refrenaos, negaos a satisfacer el apetito antinatural. Si creamos un apetito pervertido , violamos las leyes de nuestro ser, y asumimos la responsabilidad por abusar de nuestros cuerpos y por acarrearnos enfermedades.

Es por causa de la depravación del hombre que éste viola las leyes de la salud y el resultado de la violación de las leyes de la salud es la degeneración. No entienden que es la violación de la constitución y las leyes de Dios, y la transgresión de las leyes de la salud, lo que ha producido esta triste degeneración. La intemperancia en el comer y el beber, y la complacencia de las bajas pasiones, ha entumecido las delicadas sensibilidades, de manera que las cosas sagradas han sido puestas al nivel de las cosas comunes.

En ninguna parte ha de encontrarse una causa tan grande de degeneración física y moral como en el descuido de este importante tema. Desde entonces la complacencia del apetito ha ido en aumento y fortaleciéndose en cada generación sucesiva hasta que la razón humana ha quedado sumamente debilitada en su poder moral.

http://clublavoute.ca/bywyv-solteros-catolicos-coma-ruga.php

Algunos pensamientos respecto a las posesiones materiales

Tanto es el poder del apetito que se ha convertido en un ídolo de los hombres, tal como lo indica la Palabra de Dios:. Esta enemistad no es fomentada de un modo natural. No puede decirse que haya enemistad natural entre el hombre pecador y el autor del pecado. Ambos se volvieron malos a consecuencia de la apostasía. El apóstata no descansa sino cuando obtiene simpatías y apoyo al inducir a otros a seguir su ejemplo. Este asunto es algo que el ser humano no comprende plenamente. Suplicaron fervientemente a Dios que les permitiera permanecer en el hogar de su inocencia y regocijo.

Confesaron que habían perdido todo derecho a aquella feliz morada, y prometieron prestar estricta obediencia a Dios en el futuro. Si siendo inocentes habían cedido a la tentación; ahora, en su estado de consciente culpabilidad, tendrían menos fuerza para mantener su integridad. Esta ignorancia la tenemos todos los seres humanos. Sin embargo, a la vuelta de la esquina, por así decirlo, ya estaban rindiendo culto a un becerro de oro mientras comían, bebían, bailaban y daban rienda a sus pasiones carnales Éxodo Es por esto de vital importancia conocernos a nosotros mismos y debemos rogar a Dios que nos muestre cómo realmente somos.

Pero aunque nos es penoso conocernos a nosotros mismos como somos realmente , sin embargo debiéramos orar para que Dios nos revela la forma en que él nos ve. Existen grupos religiosos que aceptan a medias la condición del hombre y declaran que no pueden obedecer y satisfacer Romanos 2: Sin embargo, al hacer esta afirmación, estaríamos confundiendo en un solo paquete a los dones naturales y los sobrenaturales. Son contenciosos, calumniadores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de males, desobedientes a sus padres, insensatos, desleales, crueles y sin misericordia.

La naturaleza depravada impide al hombre satisfacer la demanda de 1 Pedro 1: Desapareció el ropaje de inocencia, una cobertura proveniente de Dios que los rodeaba. Ellos sustituyeron esa vestimenta celestial cosiendo delantales de hojas de higuera. Han cosido hojas de higuera para cubrir su desnudez causada por la transgresión. Las hojas de higuera representan los argumentos usados para cubrir la desobediencia. Cuando el Señor llama la atención de hombres y mujeres a la verdad, comienza la confección de delantales de hojas de higuera para ocultar la desnudez del alma.

Pero no se cubre la desnudez del pecador. Todas las excusas para el pecado son hojas de higuera. Pero ninguno de esos justificativos pueden cubrir nuestra desnudez espiritual; todos estamos desnudos ante Dios Apocalipsis 3: Y por esto la advertencia es clara: Entonces, el hombre actualmente tiene dos tipos de desnudez: El vestido externo, la ropa que compramos para cubrir nuestra desnudez externa, envejece, se rompe, no dura para siempre. Esa ropa no sirve.

Pero para que podamos obtener la vida eterna, Él tomó la decisión de revestir su divinidad con la humanidad. El Verbo existía como un ser divino, como el eterno Hijo de Dios, en unión y unidad con su Padre. Desde la eternidad era el Mediador del pacto, Aquel en quien todas las naciones de la tierra, tanto judíos como gentiles, habían de ser benditas si lo aceptaban.

Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho. Las palabras pronunciadas acerca de esto son tan decisivas, que nadie debe quedar en la duda. Era con Dios desde la eternidad, Dios sobre todo, bendito para siempre. Era la excelsa gloria del cielo. Esto no era robar a Dios. Esta es la luz que brilla en un lugar oscuro haciéndolo resplandecer con gloria divina y original.

El apóstol Pablo nos presenta las dos naturalezas de Cristo: He aquí la descripción de la Divina:. Que el espíritu altivo se doblegue en humildad. Que el corazón endurecido sea quebrantado. Para que podamos salir de la posición legal de Rechazados , necesitamos de un sustituto que cumpla con todas las demandas de la ley; en otras palabras necesitamos:. Un sustituto en la vida. El salmista, al hablar proféticamente de Cristo, declaró: Entonces la ley de Dios iba a estar escrita en la mente y en el corazón del Mesías, desde el momento de su engendramiento.

El apóstol Pablo, al hablar del cumplimiento de la profecía de Salmos Cristo vino a este mundo como hombre para hacer la voluntad del Padre, es decir: Y Cristo fue engendrado por el Espíritu Santo Mateo 1: Como Cristo nació con capacidad para amar Juan Hasta los demonios estaban obligados a confesar: Cristo, desde el momento en que su humanidad fue engendrada por el Espíritu Santo Lucas 1: La ley de Dios requiere que el hombre posea una naturaleza libre de la mancha del pecado, sin inclinación a hacer el mal.

La razón por la cual Cristo tenía que ser engendrado sin mancha de pecado es que la ley así lo demanda y el hombre no puede cumplir con esta demanda por sí mismo. El apóstol Pedro, al hablar de Cristo, dice: Cristo fue engendrado sin mancha de pecado y, en el transcurso de su vida en esta tierra, se mantuvo sin mancha de pecado; por esto el apóstol Pedro dice: Y el apóstol Pablo en Hebreos 4: Pues Cristo no poseía la misma deslealtad pecaminosa, corrupta y caída que todos nosotros poseemos, ya que de haber sido Cristo exactamente con nuestra misma naturaleza y condición, entonces El no hubiera podido haber sido una ofrenda perfecta.

Cristo se mantuvo sin mancha de pecado no para sí mismo, pues Él no lo necesitaba, sino lo hizo porque nosotros lo necesitamos, porque nosotros somos egoístas manchados por el pecado Deuteronomio Si Cristo como Sumo Sacerdote presenta su naturaleza sin pecado ante Dios y la ley en el Santuario Celestial por nosotros, entonces nosotros somos aceptados y, en Cristo, Dios nos acepta como si nunca hubiéramos pecado.

Cristo tenía que mantenerse sin mancha de pecado en la tierra, no sólo para que seamos aceptados ante Dios, sino también para que Él sea nuestro SUSTITUTO para librarnos de la muerte segunda, y esto lo sabemos porque en el ritual simbólico sólo se aceptaba el animal sustituto que era sin defecto y sin mancha Éxodo Para que Cristo como hombre pudiera cumplir con este requerimiento, Dios escribió la ley en su mente y su corazón Salmos Por todas estas razones mencionadas, Cristo pudo prestar obediencia implícita a la santa ley de Dios.


  • conocer hombres solteros millonarios;
  • Estudio sobre la Naturaleza del Hombre.
  • conocer hombres en bariloche.
  • mujeres solteras san juan de lurigancho!
  • conocer mujeres en zona norte.
  • Citas, Pensamientos, Frases de Benedicto XVI HOMBRE?

Cristo vivió una vida justa, no para sí mismo, pues Él no lo necesitaba, sino para nosotros quienes vivimos una vida llena de injusticias y trapos de inmundicia Romanos 1: Si nuestro Sumo Sacerdote presenta su vida justa por nosotros en el Santuario Celestial, entonces seremos aceptados y declarados justos en Cristo, a pesar de que en nosotros mismos somos injustos Tito 3: Al hacer esta obra de una vida de obediencia perfecta, Cristo preparó el primer medio que es la ofrenda.

Esta obra perfecta, esta ofrenda perfecta, habilitó a Cristo para:. Todo esto lo sabemos porque en el ritual simbólico la ofrenda estaba prefigurada por el incienso y también por la perfección requerida del animal a sacrificar. La noche del 14 de Abib del año 31 d. Entonces la posición legal de Cristo, como hombre , aquella noche antes de ir al Getsemaní era de:. Nosotros, en cambio, sí necesitamos orar con un Mediador; es por esto que nosotros debemos orar en nombre de Cristo Juan Necesitamos que Cristo presente nuestras oraciones y peticiones como si fueran suyas, y las purifique con su sangre y las perfume con su justicia para que así sean limpias de nuestra inmundicia.

Su ofrenda es completa, y como Intercesor nuestro ejecuta la obra que él mismo señaló, sosteniendo delante de Dios el incensario que contiene sus méritos inmaculados y las oraciones, las confesiones y las ofrendas de agradecimiento de su pueblo. Ellas, perfumadas con la fragancia de la justicia de Cristo , ascienden hasta Dios en olor suave.

La ofrenda se hace completamente aceptable, y el perdón cubre toda transgresión. Cuando nuestro Redentor, la noche en que iba a ser entregado, pronunció las palabras: Por ninguna persona, pues todavía faltaba el segundo medio que era la sangre, y faltaba que sea ungido para entrar al Santuario Celestial. La noche del día bíblico, del 14 de Abib del año 31 d.

Un garante y sustituto en la muerte. Desde la eternidad, desde antes que fueran creados los cielos y la tierra, Dios Padre y Cristo habían establecido un pacto eterno en el que Cristo se comprometía a pagar la deuda impagable de una raza caída en el pecado. Fue una manifestación de los principios que desde edades eternas habían sido el fundamento del trono de Dios… Dios no ordenó que el pecado existiese, sino que previó su existencia, e hizo provisión para hacer frente a la terrible emergencia.

En plan, en el pacto eterno, Cristo ya se había comprometido a ser el fiador de la raza humana, pero hasta aquella noche en el Getsemaní el 14 de Abib del 31 d. Cristo había vencido entonces. Para él, todo estaba en juego. Si fracasaba aquí, perdía su esperanza de dominio; los reinos del mundo llegarían a ser finalmente de Cristo; él mismo sería derribado y desechado.

Por ello, usó la posición legal para desanimar a Cristo y decirle: Cristo tenía que tomar la decisión de: Tomando el lugar de X. Pedro te va a negar, tus discípulos te van a abandonar, tu propio pueblo te va a destruir! Todo el ser de Cristo aborrecía este pensamiento. El conflicto era terrible. Se medía por la culpabilidad de su nación, de sus acusadores y su traidor, por la de un mundo que yacía en la iniquidad.

Los pecados de los hombres descansaban pesadamente sobre Cristo, y el sentimiento de la ira de Dios contra el pecado abrumaba su vida. Mirémosle contemplando el precio que ha de pagar por el alma humana. El frío rocío de la noche cae sobre su cuerpo postrado, pero él no le presta atención.

OPINIÓN Y BLOGS

Padre, si quieres, pasa este vaso de mí; empero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Ve que los transgresores de la ley, abandonados a sí mismos, tendrían que perecer.


  1. nochevieja 2018 valencia?
  2. conocer chicas en praga?
  3. chica busca pareja ciudad real.
  4. Menú principal?
  5. Ve la impotencia del hombre. Ve el poder del pecado. Los ayes y lamentos de un mundo condenado surgen delante de él. Contempla la suerte que le tocaría, y su decisión queda hecha. Acepta su bautismo de sangre, a fin de que por él los millones que perecen puedan obtener vida eterna. Cristo me vio a mí y a ti, y Cristo tomó la decisión de tomar la copa de la ira de Dios por el pecado que nos corresponde a mí y a ti.

    Porque en Cristo había amor. Cristo tomó la decisión de ser nuestro Garante y nuestro Sustituto y Dios Padre, por su misericordia, aceptó esa decisión. Dios Padre, luego de aceptar la decisión de Cristo en el Getsemaní, entonces colocó sobre Cristo la iniquidad de todos nosotros, le imputó nuestros pecados. Cristo fue tratado como nosotros merecemos ser tratados.

    Pero cuando pecamos, no pensamos en esto. Después de que Dios Padre colocó nuestros pecados sobre Cristo, la posición legal de Cristo cambió:. Esta es la posición legal de Cristo con el pecado del mundo colocado sobre él; no es la posición legal de Cristo en sí mismo. Nuestros pecados fueron colocados sobre él cuando él se hizo Garante y Sustituto de la raza humana. Después de que Cristo fuera llevado a los tribunales, después que fuera sentenciado a muerte, fue llevado al lugar de la Calavera para su crucifixión Lucas Cristo se dirigió al Getsemaní para llevar a efecto el pacto de la eternidad con el padre — el evangelio eterno.

    Cristo experimentó la muerte segunda que nos corresponde experimentar a todos nosotros. Cristo debía primeramente resucitar, ascender al cielo para ser ungido y debía comenzar su Ministerio Sacerdotal Celestial en el cual sí iba a presentar su sangre para el perdón de los pecados. El 14 de Abib del año 31 d. Cristo no presentó su sangre por NADIE por lo tanto ese día no fueron perdonados los pecados de NADIE, simplemente se preparó un medio necesario para el perdón y la expiación de los pecados. Así que Cristo resucitó Mateo Cristo no poseía la misma deslealtad pecaminosa, corrupta y caída que nosotros poseemos, pues entonces él no podría haber sido una ofrenda perfecta.

    La Deidad no disminuyó ni murió; esto habría sido imposible. Cristo resucitó porque su posición legal en sí mismo era de aceptado, sin condenación y con acceso directo a Dios.

    La posición legal del hombre ANTES del pecado

    Era imposible que Cristo fuese retenido por la muerte por causa de su posición legal Hechos 2: El Ministerio Sacerdotal Celestial de Cristo. Habían de esperarla antes de empezar a hacer su obra. Tan pronto como esta ceremonia hubo terminado, el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos en abundantes raudales, y Cristo fue de veras glorificado con la misma gloria que había tenido con el Padre, desde toda la eternidad.

    El derramamiento pentecostal era la comunicación del Cielo de que el Redentor había iniciado su ministerio celestial. De acuerdo con su promesa había enviado el Espíritu Santo del cielo a sus seguidores como prueba de que, como sacerdote y rey, había recibido toda autoridad en el cielo y en la tierra, y era el Ungido sobre su pueblo. Cristo había recibido las vestiduras sacerdotales, tal como el profeta Daniel vio en visión en Daniel La misericordia de Dios Padre. En la justificación, Dios Padre declara justo al injusto en base a una justicia ajena, porque en Él hay inherentemente misericordia.

    Es por misericordia que Dios acepta la justicia perfecta de Cristo para concedernos el don de la lluvia temprana en el Servicio Diario Celestial. El lugar donde se decide nuestro caso. El Espíritu Santo como agente regenerador. Es el deseo de Dios que aquella declaración hecha en el Santuario Celestial en la justificación debe empezar a ser una realidad aquí en la tierra en el verdadero creyente.

    Para ello es dado el Espíritu como agente regenerador, para que pueda implantar en el hombre los dones espirituales que el hombre debe desarrollar con su propio esfuerzo humano. La obediencia que nace como fruto de la justificación es la obediencia verdadera que a Dios agrada, a diferencia de la obediencia que el hombre realiza por su propio esfuerzo para ser justificado—para ser aceptable ante Dios.

    Este otro tipo de obediencia que quiere ser causa o motivo de justificación es una pura obediencia espuria o servil. No se complace en la obediencia servil. Quiere que las criaturas salidas de sus manos le amen porque es digno de su amor. Quiere que le obedezcan porque aprecian debidamente su sabiduría, su justicia y su bondad.

    Cuando los requerimientos de Dios son considerados como una carga porque se oponen a la inclinación humana, podemos saber que la vida no es una vida cristiana. La verdadera obediencia es el resultado de la obra efectuada por un principio implantado dentro. Nace del amor a la justicia, el amor a la ley de Dios. La esencia de toda justicia es la lealtad a nuestro Redentor. La gran verdad de la conversión del corazón por el Espíritu Santo es presentada en las palabras que Cristo dirigiera a Nicodemo: No te maravilles de que te dije: Los sanos no tienen necesidad de médico, mas los que tienen mal.

    No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores. De lo contrario nunca va a necesitar verdaderamente del Médico. A la vista de Dios sólo hay dos tipos de obediencia: Un hombre tenía dos hijos, y llegando al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. Y respondiéndole él, dijo: No quiero; mas después, arrepentido, fue.

    Como tratar a un hombre que solo piensa en el

    Y llegando al otro, le dijo de la misma manera; y respondiéndole él, dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras os van delante al reino de Dios. Algunos de los fariseos se habían arrepentido y recibido el bautismo de Juan; pero los dirigentes no quisieron reconocer que él había venido de Dios. Sus amonestaciones y denuncias no los habían inducido a reformarse. Trataron su mensaje con desdén. Como el segundo hijo, que cuando fue llamado dijo: Hacían gran profesión de piedad, aseveraban acatar la ley de Dios, pero prestaban solamente una falsa obediencia.

    Los publicanos eran denunciados y anatemizados por los fariseos como infieles; pero demostraban por su fe y sus obras que iban al reino de los cielos delante de aquellos hombres llenos de justicia propia , a los cuales se les había dado gran luz, pero cuyas obras no correspondían a su profesión de piedad. Los hombres que pecan abiertamente son menos culpables a la vista de Dios que aquellos hombres religiosos que profesan ser cristianos pero cuyas obras no concuerdan con su profesión de fe.

    Esta lección tan fuerte se aprende con la maldición de la higuera Marcos El Salvador deseaba presentar claramente a sus discípulos la causa y la certidumbre de la suerte de Israel. Pero estaban corrompidos por el amor del mundo y la codicia de las ganancias. Se jactaban de su conocimiento, pero ignoraban los requerimientos de Dios y estaban llenos de hipocresía. La religión judía, con su templo magnífico, sus altares sagrados, sus sacerdotes mitrados y ceremonias impresionantes, era hermosa en su apariencia externa , pero carente de humildad, amor y benevolencia. Estaban desprovistos de piedad como los judíos; pero no profesaban servir a Dios.

    No aseveraban jactanciosamente ser buenos. Estaban ciegos respecto de las obras y los caminos de Dios. Tanto los que profesan servir a Dios como los que abiertamente no sirven a Dios, son descendientes del mismo hombre caído en el pecado, comparten la misma naturaleza manchada de pecado. Ambos no tiene capacidad para amar. Y la condenación de la ley: